Casa Gabilondo un lugar para los sentidos, y cuando hablamos de los sentidos nos referimos a los cinco, pues, además de la gastronomía (el gusto, el tacto y el olfato) nos ofrece el alimento del espíritu a través del arte. De tal manera que podemos deleitar la vista con la pintura y escultura y el oído con la música y la literatura.
Así pues, esta es una invitación permanente a una serie de exposiciones, recitales y conciertos o por que no, simplemente a una buena charla acompañado de una aromática taza de café.